jueves, marzo 16, 2006

El profeta en el exilio

Cuando lees una predicción como esta te acojonas, pero más miedo da cuando se cumple.

Exiliado, me has dejado con la boca abierta. Imprimo mi curriculum, hago la maleta y pillo el billete, ¿hay sitio en tu casa...?.

3 Comments:

Blogger El exiliado said...

Siempre tendrás las puertas abiertas (pero no vengas en invierno, que hace mucho frío).

1:20 p. m.  
Blogger La bellota justiciera said...

Ok, gracias. Espérame para cuando se produzca el desembarco de filipinos...

2:28 p. m.  
Blogger aturdido said...

Que no son filipinos, son tailandeses. Hay una diferencia. ¿Qué idioma hablan en Tailandia? Aquí se abre un buen mercado para los suministradores imaginativos. ¿O todo lo que consuman se lo tendrán que gastar en el economato de la empresa? ¿Habrá un economato? ¿Veremos tailandeses comprando en el ultramarinos del pueblo más cercano? Esto sí es intercambio cultural. Además, abre perspectivas. Los empresarios imaginativos y con los apoyos adecuados pueden emular el ejemplo del pionero Gallardo. Si en el campo se traen moros y rumanos, ¿por qué no voy a traer yo tailandeses? Más fábricas contaminantes y ampliar el espectro de la contratación de mano de obra a los subsaharianos que seguro salen más baratos y agradecidos.

4:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.5 Spain License.